Es una enfermedad bucal no dolorosa. En su etapa inicial se manifiesta con el sangrado de las encías. El tratamiento principal consiste en la renovación y eliminación del  sarro, placa bacteriana y gérmenes patógenos.

Si se detecta en la primeras etapas, basta con llevar a cabo procedimientos sencillos para remover la placa y el sarro de debajo de las encías y así eliminar las bacterias causantes de la infección.


Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted